Barcelona

Barcelona turisme
Cualquier ocasión es buena para dejarte caer por la capital catalana. Esta ciudad es un lugar vibrante, lleno de distracciones, arte y una gastronomía más que deliciosa. Con un clima privilegiado y a orillas del mar Mediterráneo Barcelona es perfecta para una escapada en cualquier época del año.

Piérdete en el laberinto medieval del barrio gótico y el Born, siéntate en una terracita a tomar una horchata, déjate caer por cualquier galería de arte y mira hacia arriba para no perderte ni un solo detalle del patrimonio modernista que inunda las calles de Barcelona. Sabemos que elegir es complicado, así que si no sabes por dónde empezar y te gusta la cultura no te pierdas nuestras 10 cosas estupendas que se pueden hacer en Barcelona.

Consulta toda la información en: www.barcelonaturisme.com

Cosas estupendas que se pueden hacer en Barcelona

1. Sagrada Familia
Sagrada Familia
Sagrada Familia

Llamar a la Sagrada Familia iglesia sería quedarse corto. Proyectada por el genio visionario de Gaudí hace más de un siglo, todavía está en obras. Pero tranquilos, van a buen ritmo. Es una OBRA DE ARTE con mayúsculas que te transporta a un mundo de fábula, un bosque de columnas lleno de luz y de color que te dejará con los ojos como platos. Si puedes, sube a alguna de las torres para disfrutar de las vistas mientras sigues asimilando la curiosa combinación de espiritualidad y naturaleza que se dan la mano en este templo. Si reservas tu entrada por internet te ahorrarás las colas.

2. Las Ramblas
2. Las Ramblas
2. Las Ramblas

Una de las calles más famosas del mundo y punto de referencia para cualquier viajero que pise Barcelona. Las Ramblas van de la icónica Plaza de Catalunya hasta el monumento a Cristóbal Colón, a pie de mar y tienen poco más de 1 kilómetro de largo. Completamente peatonales hoy en día las han invadido las hordas de turistas y las terrazas. Pero aun así te recomendamos que te des una vuelta  para ver el mosaico de Miró, las paradas de flores, los artistas callejeros y el ambiente. Eso sí, ¡cuidado con la cartera! Y, por favor, ni se te ocurra sentarte en una de las terrazas que hay en plena Rambla y que son una trampa para guiris. Te clavarán y la calidad de la comida deja mucho que desear.

3. Casa Milà (La Pedrera)
4. Casa Milà (La Pedrera)
4. Casa Milà (La Pedrera)

Caminar por el centro de Barcelona es un pequeño placer que no cuesta nada. Te costará cerrar la boca ante tanto edificio modernista increíble. Este movimiento artístico marcó a fuego su huella en Barcelona, como en ningún otro lugar del mundo. Entre tanta maravilla, te recomendamos la visita a La Pedrera, otro de los prodigios de Gaudí. Blanca y reluciente al sol, no te dejará indiferente. Entra en su interior, sumérgete en la luz multicolor de sus patios interiores, descubre cómo vivía la burguesía catalana a principios de siglo y disfruta del panorama desde su terraza de formas caprichosas. Si te quedas con ganas de más, un poco más abajo están la Casa Batlló, la Casa Amatller y la Casa Lleó i Morera. ¡Éxtasis total!

4. Museo Picasso
5. Museo Picasso
5. Museo Picasso

Aunque nacido en Málaga, el pintor Pablo Picasso pasó tanto tiempo en Barcelona que la consideraba su ciudad adoptiva. Aquí se formó y entabló amistad con otros artistas contemporáneos. Quizás por eso Barcelona tiene una de las colecciones de obras de Picasso más grandes del mundo. Y por si esto fuera poco, el Museo Picasso está en un palacete medieval en el corazón del barrio del Born, una de las partes más antiguas de la ciudad. La cola para entrar puede hacérsete eterna, así que haznos caso y reserva tus entradas en su página web. Tus pies te lo agradecerán.

5. Fundació Miró
6. Fundació Miró
6. Fundació Miró

Fundación Miró Una cita perfecta para los amantes del arte moderno. Joan Miró nació y creció en el entramado oscuro de las calles del Barrio Gótico. Amante de su ciudad, la fundación que acoge sus obras (además de muchas exposiciones de arte contemporáneo internacional) es un edificio blanco enorme que se eleva en la montaña de Montjuïc. El lugar tiene su magia, y si aprovechas para descansar en su jardín todavía más.

6. Barrio Gótico
7. Barrio Gótico
7. Barrio Gótico

El verdadero corazón de Barcelona y su lugar de origen, el Barrio Gótico es fascinante. Un gran laberinto de piedra medieval en que las calles son estrechas y recuerdan a los tiempos pasados perfecto para pasear tranquilamente. Además de muchas tiendas bonitas, entra en la espectacular Catedral de Santa Eulalia (su claustro es fabuloso y las vistas desde el tejado aún mejores, sueña en la Plaza del Rey, ve de compras en Portal de l’Angel y Portaferrisssa… y luego tómate un chocolate con churros en cualquier “granja” de la calle Petritxol. Una cena en el restaurante Les 15 Nits de la Plaza Real será el broche perfecto. Si tienes ganas de fiesta no te pierdas Sidecar.

7. Fuente Mágica de Montjuïc
8. Fuente Mágica de Montjuïc
8. Fuente Mágica de Montjuïc

Hay una cosa gratis en Barcelona que nadie debería perderse: el espectáculo de agua, color y música de la Fuente Mágica que está a los pies de la montaña de Montjuïc. Casi todas las noches este prodigio de la ingeniería de principios de siglo llenará de magia (y nunca mejor dicho) tu visita a Barcelona. Si te quieres sentar ve pronto para pillar sitio.

8. Mercado de la Boquería
9. Mercado de la Boquería
9. Mercado de la Boquería

Más que un mercado, la Boquería es el paraíso de los amantes de la comida del mundo. Sus paradas llenan de color el ambiente, haciendo juego con la puerta modernista de la entrada. Aquí, entre aromas seductores es posible encontrar productos locales de primerísima calidad, frutas exóticas, el pescado del día, la carne más fresca e incluso catar alguna tapa. No te conformes con mirar, prueba la mercancía en alguno de los bares que hay en su interior y deja que tus papilas gustativas disfruten. Es el lugar perfecto para comer.

9. Palau de la Música Catalana
10. Palau de la Música Catalana
10. Palau de la Música Catalana

Te guste o no la música, no te pierdas el Palau de la Música. Esta joya de la arquitectura modernista es una de las más bonitas que llenan la ciudad (y hay muchas, te lo garantizamos). Si ver desde fuera su mosaico multicolor de motivos florales y su fachada esculpida con detalle no te parece suficiente puedes apuntarte a alguna de las visitas guiadas que te muestran sus entrañas. O, si te da tiempo, ve a ver un concierto y déjate seducir por la enorme vidriera del techo, las musas del escenario y la luz que lo inunda todo.